Mi soledad, mi jabalí “el tuerto” y yo

A pocos días de recoger los aperos de caza y limpiar bien nuestras escopetas, es momento de cambiar de tercio y mirar con entusiasmo a otras modalidades que nos brinda la actividad cinegética, que no son pocas.

En general, la tristeza se asocia a momentos malos, tristes y un sinfin de sentimientos negativos. Pero como casi todo en la vida tiene su lado bueno y su lado menos bueno.

Si la soledad puede definirse en su máxima expresión dentro de la caza, eso son las esperas o aguardos, pero por el contrario de como empieza este escrito, esta soledad es totalmente buena, no es obligada sino elegida, es el momento de encontrarnos a nosotros mismos, poder pensar, desconectar del mundanal ruido e incluso soñar sin que nadie pueda despertarnos de ese momento mágico.

La posibilidad de disfrutar de nosotros mismos hace de esta modalidad una de las más populares y que más adeptos tiene dentro del mundo de la caza (en mi caso una de mis preferidas) y, aun siendo soledad, podemos decir que es más una vuelta a nuestros orígenes, a ese instante en el que el ser humano se fusiona con la naturaleza para poder dar caza a su comida.

El falso silencio de la noche nos hace viajar por nuestro interior, agudizando nuestros sentidos al vernos privados del esencial: la vista. Nuestro olfato vuelve a recuperar los aromas de la naturaleza; nuestro oído nos permite escuchar cosas tan simples como la hoja que se cae de la rama, los movimientos de un pequeño roedor… Sonidos que, en nuestra vida cotidiana, seríamos incapaces de escuchar. Son los susurros del campo.

jabalí en la noche

Ampliar

Mi soledad, mi jabalí “el tuerto” y yo

A todo ello se une el misterio mágico de saber si será la espera en que llegará el jabalíde nuestra vida, ese macareno que cada noche nos visita en cada sueño y no conseguimos encontrar en nuestros aguardos bajo el manto de estrellas. Aún más en mi caso, que tiene nombre y apellidos, “el tuerto”.

Es el jabalí que deseo que llegue en el silencio de la noche, desde que aquella tarde de primavera en que lo vi. Preparando dónde situar el puesto en las primeras esperas en una preciosa finca abulense, se atrevió a pasear en pleno día a una prudencial distancia de mi puesto para evitar ser alcanzado por el estruendo de mi rifle, mirando con un solo ojo.

Sé que muchas noches ha estado a escasos metros míos, y siempre por su vejez y mil batallas ganadas (me recuerda al Solitario de Foxá), ha sabido ganarme la mano. Aun así, sé que tarde o temprano no podrá eludir nuestra batalla y en ella esta vez ganaré yo, o no. Siempre en unos instantes se pueden tomar grandes decisiones.

Y lo más curioso de todo es que, soñando con este momento en mis noches de soledad, puedo asegurar que el día que pueda ganar la batalla a “el tuerto”, ese día parte de mí se irá con él.

Hoy me despido con una cita de don Miguel, pues refleja como me he sentido al escribir estas líneas.

Escribir sobre asuntos de caza constituye, en cierto modo, una liberación de los condicionamientos que rigen el resto de mi actividad literaria. Si cazando me siento libre, escribiendo sobre caza reproduzco fielmente aquella placentera sensación, torno a sentirme libre.

(Miguel Delibes)

Categoría: Blog Relatos

Etiquetas:


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

ASOCIACIÓN EMPRESARIAL DE TURISMO CINEGÉTICO DE EXTREMADURA

Direccion: Avda. Colón, 6 – 3º, 06005 de Badajoz
Email: info@tuciex.com
Teléfono: 686996647